8 trucos para conservar una botella de vino abierta varios días

Ya sea que a ti te guste disfrutar de una o dos copas en ocasiones especiales o que vaya a celebrar un determinado evento, lo más probable es que alguna vez haya tenido que almacenar una botella abierta de vino. El vino es popularmente conocido por su capacidad para mejorar con el paso del tiempo y su capacidad de guarda durante largos periodos, pero esto ocurre sólo mientras la botella está cerrada. Tan pronto como se abre una botella de vino, comenzará a deteriorarse por la exposición al oxígeno.

Pequeñas cantidades de oxígeno son realmente buenas para el vino, ya sea tinto o blanco. Un poco de oxígeno puede ayudar a desarrollar el sabor, ampliar los aromas y reducir la amargura o acidez. Pero una vez abierta la botella, grandes cantidades de oxígeno hacen que el sabor del vino se deteriore rápidamente.

La oxidación, o exposición al oxígeno del aire, pueden transformar un vino abierto en imbebible convirtiéndolo, literalmente, en vinagre. La duración del vino en un estado aceptable una vez abierta la botella varía según el tipo de vino.

Formas de guardar las botellas de vino abiertas

1. Refrigera el vino.

Si Usted sabe de antemano que le va a sobrar vino, no lo mantenga abierto en la mesa. Sirva el vino que necesite en una jarra o decantador, tape el restante y refrigérelo. Retire el vino de su refrigerador aproximadamente dos a tres horas antes de que planee beberla (esto permite que el vino vuelva lentamente a la temperatura ambiente). Refrigerar el vino puede hacer que éste pierda cualidades, pero perderá muchas más si está abierto a temperatura ambiente. También puede guardar el vino abierto en una zona fresca y seca de la casa. En cualquier caso la temperatura ambiente no debe ser superior a 22ºC.

2. Tapa siempre la botella abierta de vino mediante su propio corcho.

Si el corcho está dañado, utilice un tapón especial para vino, asegúrese de que queda bien cerrado y no entra aire. Los tapones de vino están disponibles a precios muy asequibles en muchas tiendas de vino y tiendas especializadas. Al tapar la botella reducimos la circulación de oxígeno y, por tanto, dilatamos el proceso de oxidación del vino. Basta con usar el mismo tapón que hemos utilizado. Si no estamos seguros de que vamos a acabarnos la botella, es conveniente taparla después de servir el vino. Incluso, podemos servir el vino en una pequeña jarra y volver a meterlo en la nevera. Si el corcho está dañado puedes usar un tapón especial que permite cerrar la botella de la forma más hermética posible.

3. Aleja la botella de la luz. 

Mantenga la botella de vino alejada de la luz (especialmente la luz del sol). Incluso la exposición breve a la luz puede afectar negativamente al sabor del vino.

4. Conserva la botella en vertical.

Una botella abierta y convenientemente tapada, no debe ser guardada en posición horizontal, esto aumenta la superficie de contacto del aire con el vino. Deje siempre la botella en posición vertical y muévala lo menos posible, a fin de minimizar el contacto del aire con el vino.

5. Cambia el vino de botella

Otra alternativa a la hora de guardar el vino de una botella abierta es utilizar una botella más pequeña. Utilice un embudo para verter el vino restante de la botella original a una botella de tamaño menor, procurando que ésta quede completamente llena de vino. Tape la botella pequeña de tal modo que apenas quede un dedo de aire entre el vino y el tapón. Guarde esta nueva botella de acuerdo a los criterios de los puntos anteriores. Cuanto menos vino quede en la botella más rápido será el proceso de oxidación, pues mayor oxígeno hay en el interior de esta. Si tienes botellas de diversos tamaños que puedan cerrarse herméticamente –y si no las tienes, las venden en cualquier bazar– vierte el vino sobrante en la que se ajuste más.

6. Compra herramientas especializadas

Herarmientas especializadas en extracción de aire, como una bomba de vacío o un inyector de gas inerte, para ayudar a almacenar el vino sobrante. Estas herramientas están disponibles en Internet y en tiendas especializadas de vino. Estas herramientas eliminan el aire del interior de la botella y pueden alargar varios días la vida del vino. Si necesitas alargar la vida de tus vinos por más tiempo en las tiendas especializadas se venden diversos ingenios para tal fin. El más común es el vacuvín, una especie de tapón con una bomba que permite extraer el aire de la botella, doblando la vida del vino. Existen también aparatos para hostelería con los que se puede introducir gas inerte en la botella, lo que permite alargar mucho más la vida del vino, pero se escapa por completo de los presupuestos domésticos.

7. No hagas movimientos bruscos con la botella

El vino en caso que no sea bebido en aquel momento lo que quiere es no estar en movimiento. Así que lo mejor si quiere guardar ese vino unos días más es dejarlo reposar y no marearlo demasiado.

7. Consuma el vino.

No espere que un vino abierto vaya a durar semanas o meses. Los sistemas antes vistos pueden reducir la pérdida de calidad pero cualquier botella de vino abierta siempre debe ser bebida lo antes posible ya que pocos días después de su apertura se estropeará. Consuma el vino dentro de tres a cinco días a partir del día en que originalmente abrió la botella. Después de cinco días, el vino generalmente estará estropeado.

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *